Ir al contenido principal

OBRA DEL MES - MAYO 2012



MAYO  2012

Invitado:         Andrés Allén
Obra elegida:  Inversión II
-->
Primero debo de señalar algo que caracteriza toda la escultura de Ángel  Mateos: Su radical coherencia. Su obra ha evolucionado desde la agreste geología vivida  en el cercano rio Huebra, que da pié a sus acantilados, hasta la depuración de lo estrictamente esencial  de sus pilonos, neolitos o leves desplazamientos de prismas, Un largo recorrido que se ha hecho sin solución de continuidad, ni rodeos, ni  repeticiones. De lo original y primigenio, a lo más refinado o culto, con el solo vehículo de su materia, el hormigón, y una sorprendente  intuición para discernir sin subterfugios la forma de crear propia  de la naturaleza y  que va a ser la forma de crecimiento de su arte escultórico. El rechazo a toda concesión espuria.
Parece que es la misma materia quien  decide, que el escultor crea desde ella misma en un dialogo sincero. Nada más alejado de su escultura que el caprichoso diseño,  “una escultura dibujada, nace muerta”, me decía, desde el más profundo convencimiento.
Cuando Ángel  Mateos realiza esta Inversión (1976), en plenitud creadora, ya ha recorrido etapas de escultura de pura geología,  profetas y dioses modelados por el agua y el tiempo. Se ha  encarnado en lo primitivo, para simbolizar el inicio de un arte para un tiempo nuevo, asentando con sus menhires y dólmenes la que denominará edad del hormigón. Ese afán tan de artista y tan suyo de sentirse inicio y origen de un camino intacto que se hará al andar. 
También ha estudiado los cubos como formas puras y ha experimentado con el hormigón  hasta conferirle en sus formas unas cualidades dúctiles, unas curvaturas elegantes, una textura natural en la huella de madera del cuidadoso encofrado. Esta etapa de Las Flexiones quizás sea la que se acerque  al concepto más aceptado de belleza, con su forma modelada y continua en el espacio.  Ángel podría haber dilatado más esta etapa tan aceptada, pero a su alma creadora le apetece obrar por antítesis; lo horizontal y flexible se va a convertir en vertical y en  rotura con estas nuevas Inversiones, que determinan ante todo un cambio de dirección arriba- abajo, violento, lo que la tensión antes doblaba ahora rompe.  La verticalidad le confiere un componente arquitectónico, que se añade a esa sencilla monumentalidad que recorre todas sus obras y que él achaca a la lógica de las formas. Se pueden contemplar como  edificios, como obeliscos,  que rompen con su propia gravedad.
 En Inversión II el nudo de rotura esta en el centro. Los potentes volúmenes que rebrotan de él a las alturas  parecen darle una estructura alada, sin limitaciones, como flechas. Conserva además ese vigor de los menhires pues no es tan ortogonal, depurada y rectilínea como las que vendrán sucesivamente. Esa irregularidad le añade singularidad y misterio y más que moderna me parece intemporal.  Siempre me la imaginé en la rotonda de Salas Bajas que no encara pero divisa las Catedrales Salmantinas, en un contrapunto dialogante, sin desafíos, para que al menos alguna vez una obra de nuestro tiempo pudiera  incorporarse naturalmente a esta ciudad eterna. De momento no ha habido suerte para este sueño, no es lo mismo soñar que estar dormidos.


Andrés  Allén
pintor salmantino

Comentarios

Entradas populares de este blog

OBRA DEL MES - OCTUBRE 2012

OCTUBRE  2012
Invitado:           Manuel Santiago Martín Bueno Obra elegida:    TORSIÓN II, 1979


LA PLENITUD DEL ESPACIO Escribía el otro día Alén que la extensa obra escultórica de Ángel Mateos no podría comprenderse sin un rasgo fundamental: su coherencia radical. En esta trayectoria, que es a la vez peripecia vital, también yo descubrí y aprecié enseguida esa misma condición descrita, que verdaderamente perfila a un hombre irrenunciable con sus principios éticos y humanos y que es consecuente con sus propuestas artísticas. Un hombre que no quiso subir peldaños ni progresar si ello aparejaba la desmemoria (¡qué paradoja!) de sus orígenes, siempre en el recuerdo agradecido a sus antepasados.
Saltando hacia atrás en el tiempo, vi a un niño encaramado en los peñascales de Villavieja; y lo vi después, ya adolescente, tallando su primera obrita (una virgen María, quizá) para la hornacina vacía de una ermita rural mientras su padre restauraba la cantería del templo. He visto todo eso porque e…

OBRA DEL MES - JULIO 2012

JULIO  2012
Invitado:         Rafael Cid Tapia Obra elegida:  CÍCLOPE, 1967
Roca emergida bajo techo:                        El Cíclope de Ángel Mateos
En un establo sin buey ni caballería nacerá este cíclope de piedra y humanidad. Se culmina con él una primera fase de la modernidad escultórica de Ángel Mateos su hacer “acantilado”. Será nuestro artista charro aquel rural fantaseador de riscos, hijo y hermano de canteros, allí donde la patria era geografía de peña y el mayor afán domeñarla. Con una aprehensión natural para lo artesano-artístico, en este caso habría de ser determinante, la puntual revelación-comprensión sevillana de su, intuida, trascendencia como ideología, que enseguida derivará aquellas primeras propuestas por caminos diferentes  a los de la cantería y labra tradicionales. En parecidos términos en que Antoni Tapies no recrea las ajadas tapias, porque físicamente las genera en sus lienzos, Ángel Mateos, en este supuesto, no talla sobre física rocosa ni manipula piedra al…