Ir al contenido principal

OBRA DEL MES - JULIO 2012





JULIO  2012


Invitado:         Rafael Cid Tapia
Obra elegida:  CÍCLOPE, 1967

Roca emergida bajo techo:

                        El Cíclope de Ángel Mateos


Fotografía cedida por Rafael cid
En un establo sin buey ni caballería nacerá este cíclope de piedra y humanidad. Se culmina con él una primera fase de la modernidad escultórica de Ángel Mateos su hacer “acantilado”.
Será nuestro artista charro aquel rural fantaseador de riscos, hijo y hermano de canteros, allí donde la patria era geografía de peña y el mayor afán domeñarla. Con una aprehensión natural para lo artesano-artístico, en este caso habría de ser determinante, la puntual revelación-comprensión sevillana de su, intuida, trascendencia como ideología, que enseguida derivará aquellas primeras propuestas por caminos diferentes  a los de la cantería y labra tradicionales.
            En parecidos términos en que Antoni Tapies no recrea las ajadas tapias, porque físicamente las genera en sus lienzos, Ángel Mateos, en este supuesto, no talla sobre física rocosa ni manipula piedra alguna. Ejerce de albañil “tocado” que para la ocasión levanta orgánicas al punto de travestirse de catedrales o atletas, de vislumbrarse en Cristos y Ateneas.
            Seremos, a pie de obra, testigo de la nacencia constructiva de este protagonista Cíclope a la postre determinantemente viajero. Fuera del juego de palabras, lo que vengo a constatar, literal a día de hoy: una estatutaria ya sin cimiento cimentada en cemento. La especial construcción en paredes piel de enfoscado será trabajada allí (véase foto en taller) en quebradas rodajas de codillo que la paleta deberá facetar. La mateísta formulación tridimensional habrá de retar a la posteridad formal como monstruo humanizado presto de evento a incorporarse. Apostado en sus rodillas de cantil tendré el privilegio, junta al visceral creador, de asomarse a su óculo coronación, y saber in situ de su fraguada víscera, así como de su formulado escultórico de porte granítico.
            En reciente ponencia para Congreso Nacional de ARTE PÚBLICO denominamos de CORPUS PRESENCIAL, esa capacidad de ciertos elementos, no obligatoriamente escultóricos-estatutarios, para generar por si y recabar para sí tal papel. La propia agrupación pétrea, sin mas , (véase el dibujo) genera aquí monumento y por derivación territorio urbanístico de gratificación estética al ciudadano. Es por tanto la figura, añadidura.
            Cuando El Cíclope es trasladado del taller de su primer asentamiento sobre el parterre de una amplia plaza ferial, con aquel recordado pabellón-insignia-de potente linealidad ortoédrica detrás algo mágico acontece. ¿Contraste de los constructivo y lo orgánico?. ¿Orden natural de rocosidad y césped?. Nuestro personaje – estratificado- desafiaba allí su ámbito exterior como criatura de intimista museo pero evidentes en términos monumentales de sorprendente – organizada- proporción. Un nuevo viaje hacia espacios deportivos con la pretensión de magnificar la sedente efigie, sobre una artificiosa bancada, no añadirá personalidad estatutaria alguna a la singular de su emergente rocosidad .
            Toda la obra de este creador salmantino a lo largo de su trayectoria va a ser esa capacidad, fuera por cierto de cualquier escala, de entender monumento, vivir en monumento y actuar como tal. En consecuencia propiciar, cuando no generar, territorio urbanístico de estética consistencia. ¿ Quizá la presente estructura de escarpada figuración cliclópea está necesitada de apoyatura- en base física alguna- para ser comprendida en su realidad de emblemático monumento, en este caso a una ascensión?.
Ilustración de Rafael Cid
            ¡Y qué importa!. Emerge, es arte que se incorpora descontextualizado o no, como simbólico despegue económico o deportivo (según la ocasión) que propicia humanidad y fantasía, modernidad en consistencia de logro plástico y hasta sutil extrañada declaración de ancestros. Confirmamos. La casa de los Mateos, este personaje mitológico la lleva dentro, como también la geografía de Yeltes, al exterior puesta.
Rafael Cid Tapia
Crítico de Arte A.E.C.A.

Comentarios

Entradas populares de este blog

OBRA DEL MES - OCTUBRE 2012

OCTUBRE  2012
Invitado:           Manuel Santiago Martín Bueno Obra elegida:    TORSIÓN II, 1979


LA PLENITUD DEL ESPACIO Escribía el otro día Alén que la extensa obra escultórica de Ángel Mateos no podría comprenderse sin un rasgo fundamental: su coherencia radical. En esta trayectoria, que es a la vez peripecia vital, también yo descubrí y aprecié enseguida esa misma condición descrita, que verdaderamente perfila a un hombre irrenunciable con sus principios éticos y humanos y que es consecuente con sus propuestas artísticas. Un hombre que no quiso subir peldaños ni progresar si ello aparejaba la desmemoria (¡qué paradoja!) de sus orígenes, siempre en el recuerdo agradecido a sus antepasados.
Saltando hacia atrás en el tiempo, vi a un niño encaramado en los peñascales de Villavieja; y lo vi después, ya adolescente, tallando su primera obrita (una virgen María, quizá) para la hornacina vacía de una ermita rural mientras su padre restauraba la cantería del templo. He visto todo eso porque e…

OBRA DEL MES - MAYO 2012

MAYO  2012Invitado:         Andrés Allén Obra elegida:  Inversión II -->
Primero debo de señalar algo que caracteriza toda la escultura de Ángel  Mateos: Su radical coherencia. Su obra ha evolucionado desde la agreste geología vivida  en el cercano rio Huebra, que da pié a sus acantilados, hasta la depuración de lo estrictamente esencial  de sus pilonos, neolitos o leves desplazamientos de prismas, Un largo recorrido que se ha hecho sin solución de continuidad, ni rodeos, ni  repeticiones. De lo original y primigenio, a lo más refinado o culto, con el solo vehículo de su materia, el hormigón, y una sorprendente  intuición para discernir sin subterfugios la forma de crear propia  de la naturaleza y  que va a ser la forma de crecimiento de su arte escultórico. El rechazo a toda concesión espuria. Parece que es la misma materia quien  decide, que el escultor crea desde ella misma en un dialogo sincero. Nada más alejado de su escultura que el caprichoso diseño,  “una escultura di…